Sin juzgar.te

Propongo esta reflexión y este ejercicio para realizar junt@s durante los próximos días.

Este ejercicio comienza con una pregunta y sigue con una propuesta... una propuesta de cambio. ¿Te sumas?

Pregunto….

“Es más importante”

“Es mejor”

“Es peor”

“Vale más (o menos)”

Y yo me pregunto… ¿Hasta cuándo continuaremos reduciendo la experiencia de la vida a esas dos categorías simples, básicas y que generan oposiciones, separaciones, dualidades, dandole herramientas al ego y al espíritu para que se peleen como dos tigres por su presa?

Yo propongo cambiar el “es mejor” (y esas comparaciones) por… “hoy yo elijo”.

Primero, porque lo que hoy nos parece mejor, antes pudo parecernos lo más terrible del Universo.

Segundo, porque no necesitamos crear una regla general de lo que creemos en un momento dado de nuestras vidas…

Y tercero, porque es necesaria la responsabilidad, hacernos cargo, reconocer que todo aspecto es importante… que ninguno es “mejor que otro” de manera absoluta, sino en relación a circunstancias y vivencias particulares.

En pocas palabras, cuando te centras en sólo dos categorías y tildas a una de ellas como la peor y la otra como la mejor opción….. Estás emitiendo un juicio y creando oposición entre aspectos, que seguramente, son complementarios.

Abraza la luz y la sombra… pues la luna no deja de bañarte con su energía y pintar de plata las noches, porque a tí te guste más el calor del sol.

Sobre el autor

Deja un comentario

Carrito de compra