¿Quién eres?

¿Quién eres?

luduena3

-          Tu problema es que estás mirando a la gente, y no estas observándote a ti mismo.

“¡Qué sencillo!”, se dijo para sí Angarion que ya estaba comenzando a sentir que estaba soñando. Las palabras de la maga le parecían cuando menos, vacías de sentido.

-          Lo digo en serio. Estas esperando que las personas te digan quien eres. No has entendido nada. Buscas una puerta. Y esa puerta simplemente, no existe.

-          ¿Cómo que no existe?

-          No. No como la estas buscando.

Habían pasado varios días recorriendo aquella enorme ciudad, conociendo a sus habitantes y su manera de vivir. Angarion había logrado descansar por las noches ignorando el incesante sonido y las luces artificiales. Lograba ahora, percibir cosas que los primeros días no había sido capaz. Descubrió los automóviles e inclusive los aviones. Fue grande su sorpresa al ver una enorme máquina metálica volar por los aires.

Sin embargo, aún no comprendía la esencia de vida de aquellas personas. Recordaba el puerto, el pequeño barco que pertenecía a su familia, las discusiones con su padre… y se le hacía tan hermosa, simple y apacible aquella vida en contraste con el bullicio y la desesperanza de estas personas.

-          ¿Por qué eligen vivir así? – preguntó un día a una joven muchacha, que abrió sus enormes ojos antes de inventar una excusa para desaparecer y alejarse de ese loco que cuestionaba todas las cosas en las que ella creía.

Sindamel le había explicado, una y otra vez, que él no estaba allí para abrirle los ojos a nadie más que a sí mismo. Era su mente la que debía expandir, no la de otros.

También le explicó que no era una tarea fácil, pero valía la pena intentarlo. Angarion en ocasiones dudaba.

-          Lo que crees continúa limitándote. Mírate – Angarion sentía deseos de esconderse cuando Sindamel lo ponía frente a un espejo y le insistia para que se mirase a los ojos - ¿Quién eres? O mejor dicho… ¿quién crees que eres? ¿Crees que yo pienso que tu eres, eso mismo que tu crees ser? ¿Y los demás? Tal vez para tu madre eres un niño aún que debe cuidar. O para tu padre, eres el joven que se atrevió a ir tras sus sueños, con el valor que él jamás tuvo. ¿Quién crees que eres?

-          Yo no creo que soy nada. Yo sé quien soy. Soy Angarion, un joven aventurero en busca de la verdad.

-          Interesante… y cuando encuentres esa verdad que buscas, ¿quién serás? ¿Y si secretamente tienes miedo de encontrar la verdad, por miedo a perder tu definición de quién eres?

-          Eso es ridículo!

-          ¿Por qué? Para ti, hay cosas que son inconcebibles y que en este mundo existen… como hay cosas que aquí y en tu vida ignoras, y sin embargo, en alguna parte, son reales, ciertas, tan comunes que jamás nadie podría decir que son ridículas.

-          Yo se quien soy. Y sé que cuando encuentre la verdad, viviré tranquilo y feliz.

-          Vaya! Qué esperanza. ¿Y si la verdad fuera simplemente, que no hay que buscar la verdad y aprender a vivir tranquilos y felices, así, en completa libertad?

Se quedó mudo. Intentó hablar pero nada salía de sus labios. Siempre conseguía hacerle ver las cosas de otra manera. Tal vez de eso se trataba. De aceptar definitivamente que debía ver las cosas de otra manera, que ese otro mundo no era más que una manera de vivir y que existían otras, como la suya.

-          Tal vez… yo me fui de mi casa, y atravesé la Tierra Media para Elwen_Mora_by_VyrLencontrarte y esa es mi manera de encontrar la verdad, y de encontrar felicidad. Y quizás, para estas personas… la felicidad está en vivir en esos enormes edificios y conducir automóviles, tal vez para el hada la felicidad es cantar… Ella, el hada… Negnis, ella sí sabe vivir feliz. Ella entiende la verdad, la felicidad. Pero quién soy yo… tal vez es esa la verdad que busco.

La maga nada dijo, sonrió con dulzura y cambió de tema. Era momento de descansar una vez más. Tenía esperanza en el joven, ella sabía que la esperanza… jamás se pierde.

1 comentario en “¿Quién eres?”

  1. Hola, solo me quedo con el principio de tu publicacion, pues ahi ya lo dice todo.
    Y estoy totalmente de acuerdo.
    Todo lo tenemos dentro nuestro, solo es cuestion de mirar.

    Gracias.
    Alejandro

Deja un comentario