Fitness Espiritual – Tu plan diario de meditacion

Fitness Espiritual – Tu plan diario de meditacion

 

meditacion

Meditar requiere práctica. Independientemente de la técnica que utilices para meditar, necesitas poner en práctica tu método para que sea efectivo. Por eso, este plan de “fitness espiritual”. Nos vamos a entrenar en meditación.

 

Este plan consta de tres partes básicas:

-          Encontrar tu método de meditación ideal (MMI)

-          Crear un plan que sea efectivo para ti

-          Practicar, practicar y practicar

Pero antes de comenzar a detallar estos puntos, quiero hacer unas aclaraciones de por qué, para mí, es importante meditar.

Beneficios de meditar:

-          Obtienes relajación física y mental

-          Con la práctica, logras mantenerte centrado/a ante cualquier circunstancia

-          Aprendes a conocer tus emociones y no reaccionar con ellas

-          Aprendes a revelar tus pensamientos

-          Purificas tu campo energético

-          Te sientes en paz y te conviertes en paz

-          Aprendes a estar en el Aquí y Ahora

Encuentra tu MMI

El método de meditación ideal es algo muy personal. Por ello, no es menor atender a este aspecto. Si tú practicas una técnica que te resulta difícil, estás en el camino equivocado. Necesitas encontrar “tu técnica” para meditar.

Existen diversas y muy variadas. Hay meditación con mantras, en silencio total, en movimiento y en quietud. Hay meditación guiada. Hay meditación con mudras y también con mandalas. Se puede meditar haciendo las actividades cotidianas o, retirándose a un lugar aislado.

¿Entonces qué es meditar? Meditar es estar presente. Aquí y ahora. Sin excluir nada. Ser observador de nuestra existencia.

En entradas posteriores desarrollaré algunas de estas técnicas en detalle. Hoy deseo que sepas que hay opciones y que no necesariamente todas son para ti…

Si prefieres el silencio, sin nada que te distraiga, deberás crearte un momento así. Si en cambio, prefieres la meditación guiada debes saber que hay muchas opciones.

Mi sugerencia es pruébalas todas, y poco a poco sabrás con cual o cuales quedarte. No es obligatorio elegir solo una, pero sí saber cuáles se adaptan mejor a ti y tu ritmo de vida.

Crea el mejor plan de meditación para ti

Este suele ser el motivo de que muchas personas no mediten. No tienen un plan, un ritmo, y acaban abandonándolo. Dirás: “Es que no tengo tiempo”.

Muchos maestros y gurús recomiendan meditar por la mañana y por la noche. Aunque solo sean 15 minutos. El nivel de armonía y balance que se consigue, además de un mejor descanso y despertar valen por sí solos esos 30 minutos al día que quizás debemos “robarle” a nuestras horas de sueño. Aún así, a veces no es posible o no es suficiente.

Creo que si haces un análisis de tu día, verás que hay muchas horas que desperdicias, por ejemplo, mirando televisión. Si no es tu caso, y aún así me dices que no tienes tiempo, te sugiero probar maneras de meditar de forma activa: mientras caminas al trabajo y de regreso o mientras te duchas.

Una manera que a mí me encanta, es meditar cocinando. Me conecto de tal manera cuando cocino que disfruto plenamente ese instante.

No hay excusas. Siempre puedes encontrar 10 minutos al día para centrarte.

Leiste bien. 10 minutos.

Yo te voy a sugerir un plan básico que puedes adaptar a tu propio ritmo de vida…

Mi plan de Fitness Espiritual

Este plan es especial para aquellos no habituados a meditar, que comenzarán de cero, sin importar la técnica.

Semana 1

Tiempo de meditación: 5 minutos por vez. 2 veces al día.

Ve probando en esta semana, algunas técnicas. Prueba por dos o tres días una y luego, si no te convence, cámbiala. Si necesitas probar más técnicas, repite la siguiente semana. Medita con la técnica elegida, a la mañana al levantarte y antes de irte a dormir. Si no es posible, encuentra tu momento.

Semana 2

Tiempo de meditación: 10 minutos por vez. 2 veces al día.

Una variante puede ser aumentar la frecuencia… Y haces 5 minutos, 4 veces al día. Manéjalo tú.

Semana 3 y 4

Tiempo de meditación: 15 minutos por vez. 2 veces al día. Total: 30 minutos por día

Aquí te recomiendo meditar por 30 minutos al día, durante dos semanas. Sientes que puedes más, en las siguientes semanas podrás aumentar el ritmo de meditación un poco… hasta llegar a 1 hora por día. Creo que ese es el tiempo ideal para meditar. Y tú eliges… si meditas la hora entera o 30 minutos dos veces por día.

Practicar, practicar, practicar

Cuando llegues al mes, sabrás qué hacer y lo más importante, tendrás el hábito y habrás encontrado tiempo para dedicarle a esa persona especial en tu vida que eres tú mismo/a.

Como soy de esas personas que se aburren fácilmente de la rutina, suelo cambiar de técnica cada tanto. Recuerda que eres libre, tú eliges y llevas el timón de tu vida.

Meditar ayuda, es una parte importante… pero si no practicas, no forma parte de tu vida.

Y cuando practiques mucho, mucho… verás que tu día a día se va convirtiendo en meditación; y estás presente, en paz, en tu centro, observando y experimentando a la vez.

Sé que puedes!!!

Y si sientes que no sabes qué técnica utilizar o no encuentras el tiempo en tu día, me ofrezco a ayudarte con gusto. Escríbeme a sindamel@gmail.com y creamos tu plan de Fitness Espiritual personalizado.

Tammy

 

Deja un comentario