Pedir un Deseo

PEDIR UN DESEO

1.- VER SI EL DESEO ESTÁ ALINEADO CON LO ESENCIAL PARA MÍ

Primero tenemos que ver si ese deseo va en el sentido de nuestro destino, si es inspirado por Algo más grande, si está al servicio de la vida y es bueno para todos.

images (4)Dos personas: una de las dos hace de lo esencial para ti, y la otra persona representa ese deseo. Dejamos actuar el movimiento y observaremos si lo esencial se acerca al deseo o mira por otro lado.

Una sola persona: imaginas los dos lugares, el de lo esencial y el del deseo, y vas a ir alternativamente en cada uno, para ver si se acercan o se alejan el uno del otro.

Si no hay conexión entre los dos, es inútil pedir ese deseo…

2.- AGRADECER LA SITUACIÓN ACTUAL

Ahora agradecemos la situación actual, con la carencia. Agradecemos todo lo que hemos vivido hasta hoy, todo lo que hemos aprendido, vivido y crecido.

3.- VISUALIZAR EL DESEO CUMPLIDO

Visualizamos el deseo realizado, tal y como lo imaginamos o de un modo metafórico, con todo detalle y con todas las sensaciones posibles.

4.- CONECTARSE CON ALGO MÁS GRANDE

Me abro a algo más grande, me conecto con el silencio, con el Vacío creador.

Permanezco así unos minutos, hasta que de un modo espontaneo empiezo a ver el deseo realizado.

5.- VIVIR EL DESEO CUMPLIDO

Miro con la mayor atención la imagen que me viene del deseo logrado y todo lo que se va a presentar, para después entrar en la imagen y vivir el deseo realizado con todo mi ser y con todos mis sentidos, apreciando como me siento con ese logro.

Cuando la pantalla interior se apaga paso al punto siguiente.

6.- AGRADECER EL DESEO REALIZADO

Me quedo con la sensación profunda de agradecimiento, de logro, de satisfacción, de alegría. Disfruto como si estuviera ya realizado.
Vivo el agradecimiento, ya no en meditación sino en cada momento de mi vida, dejando actuar el universo.

Brigitte Champertier de Ribes

http://www.insconsfa.com/

Deja un comentario