Paternidad Consciente

dreamstime-Melinda-Nagy

Ser Padres Conscientes es tomar a esa alma y la responsabilidad de ser puentes para que esa alma, manifieste todos sus propósitos.

Todos los padres hacen lo mejor que pueden por sus hijos. No importa lo que juzguemos. Cada alma actúa de acuerdo a diferentes motivaciones y, para el tema que nos ocupa, esas motivaciones siempre están al servicio del Alma.

Cuando una mujer está embarazada, también lo está su pareja. Ambos viven el proceso. Esto es importante; ninguna etapa de la gestación y tampoco el parto son "asuntos de mujeres" exclusivamente. El hombre tiene su rol. El alma en crecimiento tiene su rol. Cada uno cumple una función y las dinámicas que se gestan entre ellos, sutiles y sublimes, van configurando las memorias de la relación e interacción en esa familia.

Cada embarazo es una oportunidad de sanación para los padres que gestan. Revisar, recordar, buscar en las memorias de los ancestros su propio nacimiento y el de sus hermanos y hermanas es fundamental. Echar una mirada al pasado, mientras desde el presente se construye el futuro, permite liberarse de ataduras que, en muchas ocasiones actúan en nosotros sin que siquiera lo notemos.

Creo que es fundamental para la preparación, para recibir a esa nueva alma, hacer una revisión, una pequeña regresión a la relación con nuestros propios padres.

Deben sanarse aspectos de miedo, violencia, derrota, inseguridad... recolectarse con cuidado los recuerdos de amor y armonía, que son los que permiten liberarse de cualquier emoción mal calificada.

Para los padres es importante saber que su niño, es un alma que todo lo percibe, no le hacen falta las palabras para entender lo que sucede.

Si la madre llora, lo siente. Si ella ríe, lo siente. Si su padre no lo ama, lo siente. Si su padre llora de emoción al sentir sus movimientos, lo siente. Lo sabe. Y lo acepta.

Es importante que sepas que tu hijo, su alma, acepta lo que vive. Son esas experiencias las que le servirán en el futuro. Está claro... que mientras más armónico sea su período de gestación y su parto, repercutirá en sus acciones.

Por ello deseo aclarar a qué me refiero con armonía. En primer lugar es imposible como madre no llorar durante el embarazo... sea de tristeza, de alegría... las hormonas hacen su trabajo alborotador y podemos llorar porque cortamos una papa.

Lo IMPORTANTE es no darle más poder al dolor que a la alegría. Cuando te enojas, no te enfades luego porque te enojaste. Si un padre se aleja y no desea conocer a su hijo, acéptalo. Procura que tu relación con tu hijo sea maravillosa.

La emoción fugaz, las experiencias tal como son, los diversos cambios que vivimos, son percibidos, claro que si, más afectan negativamente porque de esa manera los calificamos. Si su padre se va, el niño no tiene padre presente. Perfecto. Piensa que quizás así lo desea esa alma. Pregúntate si es el niño realmente quien necesita al padre... o eres tu.

Este período es un periodo de sanación, muy bello. Aprovéchalo para volver a conocerte... para que tu y tu pareja vuelvan a conocerse individualmente, y cambie lo que deba cambiar en la pareja.

El periodo post-parto es muy fuerte e intenso, se ponen en acción muchos mecanismos que ponen las relaciones a flor de piel. Por hoy, lo importante que quiero destacar es que... aunque el bebé nazca, el período de "gestación extrauterino" ha comenzado y dura al menos 3 meses más...

Paciencia y a seguir sanando en Amor!!!

Sobre el autor

Deja un comentario

Carrito de compra