“No me querés”

 

Hace un tiempo, mis hijos mayores (sobre todo el mas grande) empezaron a reaccionar de esta manera: frente a un limite o algo que no les gusta responden que “no los queremos, nada de nada, ni un poquito”.

La niña suele agregar que le gustaría tener otros padres. O no tener ninguno, para poder hacer lo que quiere. El niño mayor últimamente viene agregando “soy tonto, no puedo hacer nada bien, por eso me retan”…y frases por el estilo.

Honestamente, como madre, no me afectan a mi personalmente los comentarios, estoy bien segura del amor que les tengo y de porqué en ese momento el no fue no.

Pero lo que si me hace ruido es que ellos se hostiguen con estas frases. Si tengo que ser sincera, no es algo que escuchen en casa. Siempre mantuvimos la política de demostrar o decir que nos amamos a pesar de las peleas.

Incluso nos han visto discutir a nosotros, sus padres, (y si, se que no esta bueno, pero viviendo solos y a 800km de cualquier familiar, no hay mucho espacio para la intimidad); y nos han visto abrazarnos y decirles que no se termina el amor porque uno pelee, discuta, o no se ponga de acuerdo.

También lo uso de ejemplo con ellos mismos, y les pregunto si cuando se pelean con su hermano o hermana dejan de amarlo. Por el momento no han respondido que si.
Entonces ¿de donde viene este sentimiento de “si el otro se enoja es porque yo soy inútil y lo hago enojar?”. Todavía no pude dilucidarlo.

¿Será una falta en el apego seguro? ¿Será que hubo algún momento donde su necesidad de contención no estuvo completa? ¿Será solamente una etapa? ¿Será algo ancestral que no es de ellos y están manifestando?

No lo se. Todavía no lo se.

No se si necesitan mas presencia, o menos. Si es un tema para constelar. Si simplemente es un crecimiento, donde están viendo hasta donde pueden llegar con sus palabras. Es algo de lo que me estoy ocupando pero que no tengo resuelto.

Lo que si tengo resuelto, y por el momento es de la manera que encaro este tema, es lo siguiente:

Hijo/Hija, no vas a conseguir lo que querés maltratándote para ver si yo cambio de idea. O maltratándome a mi con esas palabras. Podemos hablarlo, podemos discutirlo. Puedo explicarte porqué no, o simplemente decirte que soy tu mamá y en este momento me toca decidir lo que creo que es mejor para vos (si, en esta casa el “porque yo soy tu mamá/papá y así lo digo” es válido). Podemos ver si es posible en otro momento, o no. Si hay algo que podamos hacer ahora en lugar de eso. Pero el decir frases hirientes, contra vos o contra alguien más, no es ni será manera de cambiar lo que pasa.

Por el momento, un poco de charla y bastantes abrazos, son suficientes para calmar estos ataques. Quizás también un poco de cosquillas. Pero seguiremos trabajando, hasta que estas frases dejen de ser la manera de lidiar con lo que no sale como se desea.

 

¿Y a ustedes? ¿Les dicen “vos no me querés más”?

 

Abrazos

Emme

Su blog AcÁ

Seguila en Facebook