ANCESTROS

"Hacer de su error, nuestro acierto"

Nuestros ancestros no terminan al irse: somos un rompecabezas hecho de las piezas que ellos dejaron. Pero no somos sólo eso: somos lo que hacemos con eso y lo que ponemos de nuestra parte, desde nuestro propio espíritu(único, singular). Te comparto algo personal: hoy mi abuela cumple 21 años. Hace 80 años que cumple 21. Nació mamá, y a los 6 meses se tuvo que ir. Nos dejó a sus descendientes cuerdas de guitarra recorriendo el sistema nervioso, oídos como gargantas, -sedientos de poemas y canciones-, y un tesón pasional que a veces nos vuelve tercos y extremos. En verdad, hizo como que se fue, pero ya descubrimos que canta a través de nuestras cuerdas vocales y aprovecha este mismo teclado para decirles, viva de risa: “Aquí estoy!”. .

No importa qué cualidades tuvieron los que vinieron antes que nosotros: de la crueldad de tu tatarabuelo pudiste haber amasado compasión, pendulando hacia el otro extremo... un gen perezoso y postergador pudo haber evolucionado hacia un temperamento calmo pero activo... y hay talentos que se disiparon entre las grietas del tiempo, siendo tu tarea sorberlos en tu plasma y darles presente.Ningún ancestro es despreciable: somos quienes pueden transformar lo que fueron, en nosotros; hacer de su error, nuestro acierto. Tampoco ningún ancestro nos da dignidad por herencia: la dignidad la sellamos cada día con lo que hacemos, no viene con el apellido. De nosotros depende, entonces, volvernos hábiles cosecheros para extraer buena fruta del árbol genealógico que nos haya tocado.

Y me permito fundar esta palabra: AUTOANCESTRAZGO. La defino como la potestad de ser uno mismo su propio ancestro, pues con lo que haga de mí hoy, -que será el pasado de mi futuro-, estoy construyendo mi identidad del mañana, de la cual soy plenamente responsable. Soy ancestr@ de mí mism@: heredaré en el futuro el legado que hoy me deje con lo que haga de mí.

Benditos sean nuestros ancestros: los más errados, los más acertados, los más lejanos y cercanos. Benditos si bendecimos nuestra vida por propia decisión. Aquí me animo a convidarles algo que escribí alguna vez, mirándome al espejo, en esos momentos en que la mente está abierta y ve. Que le acompañe a quien lo necesite!

MIS ANCESTROS

Como lava volcánica que cae 
y, enfriándose, esculpe sus estatuas, 
así mi identidad hoy cristaliza 
la lava seminal de mis ancestros.

¿Qué rostros bocetaron mis facciones 
con gestos precursores de los míos? 
¿Qué manos entrenaron la destreza 
de mis manos enérgicas y suaves 
tejiendo mimbre, escribiendo alfabetos, 
pulsando teclas en los clavicordios? 
¿Quién lloró su llanto inacabado 
para que yo llorara lo inconcluso? 
¿Qué genéticos puntos suspensivos 
retomo al afirmar mis convicciones?

Vuestro río de rasgos y pigmentos, 
de tendencias, de imposibilidades, 
de legados visibles e invisibles 
circula en mis sanguíneas actitudes.

Miro el espejo y miro en mi mirada 
las miradas de quienes nunca he visto, 
encastrando en vital rompecabezas 
genealógicas piezas reencarnadas: 
me alimenta la boca de mi abuela, 
camino con las piernas de mi madre, 
las cejas de mi padre se preocupan 
ciñéndose en los pliegues de mi frente, 
el tesón de lejanos bisabuelos 
se empecina en mis propias tozudeces, 
y veo en mi sonrisa giocondina 
la de ajados retratos familiares.

¿Quién de ustedes, con enamoramiento, 
azuzó los fuegos pasionales, 
para que, cópula tras cópula, gestaran 
al crío que encarnara mi alma huraña ?

Ancestros que trenzaran un rosario 
enhebrado con óvulos y espermas, 
¿quién de ustedes temió lo que yo temo, 
y quién pulió la daga del coraje? 
¿Qué antepasado ignoto y legendario 
resolvió la mitad del acertijo, 
y transmitió insistentes inquietudes 
para que yo asumiera lo faltante?

¿Qué memorias ajenas se me evocan 
cuando recuerdo lo que no he aprendido?

Hoy me toca a mí: yo los prolongo, 
les recibo la antorcha y continúo 
a partir de mi posta sus caminos, 
haciendo mío su perenne fuego. 
Soy ancestra del futuro. En mi diana 
impactan las saetas que lanzaron 
con sus arcos pioneros e inexpertos, 
tan inexpertos como el mío propio.

Heredo las heridas y el talento, 
tratando de no herir desde mi herida, 
para que el mal defina sus enmiendas 
y no se perpetúe en mi progenie.

Gracias por tanto yerro y tanto acierto, 
y por testamentarme la materia 
que mi esencia nohumana precisara 
para esta ocasión de nacimiento.

Benditos los que alearon sus metales 
para que yo forjara mi Herramienta.

© Virginia Gawel 
Psicóloga, Directora del Centro Transpersonal de Buenos Aires 

Permitida su reproducción citando esta fuente y el sitio 
web www.centrotranspersonal.com.ar

Imagen: Kristen Fox

4 comentarios en “ANCESTROS”

  1. Felicidades!!!!!!!!! :D Que esa energía ariana se exprese en creatividad y re-creación de lo que necesite ser transmutado! Abrazosluzzzzzzzz

  2. Claudia Marcela Pena

    Hola!!! me gusta muchoi lo que escribiste en la primera parte de tu nota..pero la parte de color verde no la puedo leer..por favor podrias subisla en otro color???
    Gracias!!!

Deja un comentario