Abundancia y Riqueza



Abundancia y Riqueza son aspectos que debes desarrollar y cultivar en cada uno de los aspectos que conforman tu vida. No hablamos de dinero o cosas materiales, ello es sólo una proyección. Debes cultivar la abundancia y la riqueza en tus relaciones, en tu profesión, en tu conocimiento, en tu interior mismo.

Así te convertirás en el rey midas, y todo a tu alrededor relucirá de abundancia, serás capaz de llevar la abundancia allí donde vayas, porque Tu Eres Abundancia.

En ese momento entenderás que la riqueza material es sólo una consecuencia de tu riqueza interior (espiritual). Así como tu cuerpo físico es una proyección de tu Alma.

Cultiva abundancia en todos los aspectos, no hay nada más importante que otra cosa. Todo es igualmente importante. Encuentra el equilibrio. Pues cuando das más importancia a un aspecto en detrimento de otro, produces conflicto y desequilibrio.

Recomendación para quien no sabe cómo lograr esto: Define que es lo que quieres en todos los aspectos de tu vida, incluyendo el material y también asegúrate de que exista una satisfacción para el ego. (El ego es útil, solo debemos estar concientes de que no somos nuestro ego, y necesitamos estar atentos para que no nos controle y nos haga creer que somos él.)
Asegúrate de incluir qué quieres en tus relaciones (no solo de pareja, en todas), en tu profesión, que quieres lograr espiritualmente, etc.
Y no te preocupes demasiado, con el tiempo lo podrás ir modificando si lo deseas.
Luego podrás ir observandote, teniendo siempre presente tus notas de lo que deseas. Descubrirás donde creas abundancia y donde no. Se objetivo.

Y recuerda: no existe real diferencia, más que la que nuestras creencias establecen, entre un aspecto y otro de nuestro ser. Si puedes crear abundancia en un aspecto, lo puedes hacer en todos.

Estas palabras tienen como objetivo recordarnos que somos la abundancia en acción y que debemos abandonar los aparentes conflictos que existen en nuestra realidad. Hay que aprender a ser coherentes y consistentes.

Es un desafío, una gran labor. Pero ¿acaso no vale la pena tomarse un pequeño periodo de tiempo cada día para limpiar nuestras oscuridades, transmutarlas y aprender cuál es nuestra luz para poder transmitirla al mundo?

Yo, creo que sí. Te contaré por qué.

Comencé mi camino espiritual buscando riqueza material. Al poco tiempo de seguir a rajatabla lo que me decían libros, gurúes y algunas personas que lo habían conseguido descubrí que el problema no estaba fuera, sino que estaba en mí.

Entonces empecé a trabajar para solucionar el problema de raíz. Descubrí muchas cosas de mi misma revisando mis creencias, transmutando muchas y reemplazando las más “hostiles”.

Debo decir que al principio hubo cosas que dejé de lado, a las cuales me resistí a tocar con la absurda creencia implantada de que, al dejar ciertos aspectos “de mi ser” de lado, iba a perder identidad. Con el tiempo descubrí esta falacia también y analicé esos aspectos.

Entonces me encontré con algo mucho más profundo, las capas internas de la cebolla como suelo decir. Resultó que ahí dentro, escondida detrás de un montón de creencias, experiencias, pensamientos, emociones, luces y sombras había un Alma. Un alma pura, un alma que estaba en completa y total paz consigo misma. Y además descubrí que no solo estaba dentro de mí, estaba a mi alrededor, Era (Es) yo. Pero el alma, además me reveló que era la misma alma… la misma que hay en ti, en él, en el niño, en el árbol, en la flor, en la tierra, en las estrellas, en todo lo que es.

Mi pedacito de Alma me reveló entonces que no le falta nada, porque ella Es Todo.

Se reveló ante mi otro conocimiento, uno más profundo y más puro. Un conocimiento de Unidad, de Paz, de Luz y Amor.

Con el tiempo descubrí que esta abundancia y conciencia de la infinitud no era aplicada, por mí, en todos los aspectos de mí ser. Y comencé a trabajar en ello. Aún lo hago, porque continúo siendo un ser dual, pero reconozco que mis sombras son el camino a seguir para crecer un poco más.

En el camino he descubierto quién soy, qué quiero y cómo puedo hacer de este mundo un lugar mejor.

¿Qué encontraré en el futuro? Es un misterio… y agradezco infinitamente por esa fuente inagotable de misterios que es la existencia.

Tamara Gallegos  / Sindamel

27/05/2010


Pintura: Paisaje de Otoño, 1976, Manuel Reyna

4 comentarios en “Abundancia y Riqueza”

  1. sara neculqueo

    GRACIAS,GRACIAS,GRACIAS,POR TODA L SABIDURIA Y LUZ QUE ENTREGAN,,,BENDICIONES..........SARINA............

  2. Me encanta Tamara lo que cuentas.
    Me identifico totalmente, pues yo también he llegado, después de mucho camino interior, a esa capa más profunda y más pura... y es maravilloso sentir que al apartar todo lo superficial, aparece vivo ese Ser que todos llevamos dentro... es Genial!!!

    Gracias por Compartir y que Dios te bendiga.

  3. Gracias
    es una preciosa reflexión , la riqueza interior da como fruto la abundancia exterior .abrazo y sonrisa
    Colabora con PROYECTO MARIPOSA: AMOR EN ACCIÓN

  4. Estimada Tamara, hace mucho que escribiste esto, y hoy tengo el placer de poder leerlo, me provoca mucha emocion, lo que relatas de esto que somos los seres de este mundo, creo estar en el camino hacia mi vida que elijo ahora MUCHAS GRACIAS POR BRINDAR ESTO......
    GRACIAS!!! Ana Maria

Deja un comentario